Información Importante!

Hola gente q tal? seguramente muchos abrieron este sitio con la esperanza de encontrar aunque sea una gota, un vale, o un vaso caliente de CERVEZA… no importa cómo, ni cuanto…pero GRATIS! Disfruto al desilusionarlos… ¡no hay cerveza!

Esto es solo un sitio que busca promover con publicaciones esporádicas un poco de Arte, Literatura y otras yerbas de autores solidarios del género "gratuito"

Espero que sepan pasar este buen trago. ¡Salud!

sábado, 10 de abril de 2010

Lucrecia Pedernera Bartolucci (Diario de Viaje)

Hola, soy Lucrecia Pedernera Bartolucci, nací en Naschel, un pueblo del Valle del Conlara en la provincia de San Luis, hace unos 25 años un 21 de agosto.
Soy arquitecta egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. De vocación, artista. Profesora de inglés, cursé 2 años de Bellas Artes. Dedico mi tiempo a la literatura, pintura y fotografía.
Participé en diversos concursos literarios, ganando varias menciones, y algunas de mis poesías han sido publicadas en ediciones del Diario de la República, de San Luis. En el año 2001 participé del Taller de literatura y escritura para la mujer, organizado por la Secretaría de Cultura en San Luis y en la 1º Bienal de Arte Joven San Luis, con la obra “San Luis, mi tierra”.
En ese mismo año participé del Concurso Nacional de Poesía “Línea Abierta Editores”, obteniendo un premio y siendo publicadas 3 poesías en una compilación de diversos artistas; obtuve el 1º Premio en el Concurso de Poesía 2001 de la Provincia de San Luis, y el 3º puesto en la categoría Cuento.
Además de escribir y pintar, participar en voluntariados y viajar son dos de mis grandes pasiones. La mochila me ha permitido relacionarme con personas increíbles, ver la realidad del inmenso mundo que nos rodea, y aprender a amar mi tierra americana.
Escribir es el camino que he encontrado para hacer hablar mi voz interior y expresar las experiencias de cada viaje que he emprendido.
Para mi, la vida es como un lienzo blanco al que cada uno debe añadirle color día a día.





PERTENECER

Hay personas llenas de paz, con espíritu tan sabio, que llegan a comprender lo esencial de la vida sin necesidad de recorrer cientos de caminos o descubrir nuevas realidades.
Ellos simplemente ya están ahi, en su hogar, sienten latir sus raíces bajo los pies descalzos.
Sus ojos no buscan otros paisajes, porque saben mirar la perfección del suyo.
Su memoria atesora cada árbol de las veredas, reconoce cada casa, cada estrella.
Su huella ya nunca podrá borrarse, ni el paso del tiempo podrá moverla. Ella se ha grabado como brasa ardiente en las entrañas de su tierra.
Qué importa que en un par de años nadie sepa de su existencia, qué importa si su nombre no traspasa las barreras.
Simplemente ha disfrutado del gozo de pertenecer a su tierra.

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci



MEMORIAS DE UN VIAJE

Tantas horas de viaje, infinidad de maletas, cientos de terminales, un que otro puerto.
Trenes descoloridos que caminan lento, trenes veloces que desafían al viento.
Interminables carreteras silenciosas dentro de autobuses hacinados y pestilentes.
Vuelos calmos como cometas que planean suavemente; vuelos tormentosos y arremolinados luchando incansablemente.
Butacas raídas, estrechas, de piedra, de madera, de algodón. Butacas llenas, butacas vacías...
Mil paisajes irreconocibles, irnolvidables, innombrables. Colores, olores y formas. Aridez, verdor, cielos interminables. Ríos, mares, simples charcos...
Amaneceres soñolientos, atardeceres melancólicos, meditabundos...
Viajar, viajar, viajar.
Giran las agujas del reloj enloquecidas. Uno, dos, veinte, cien...
Correr, correr, correr.
Adrenalina de perder. Cansancio de cargar. Hartazgo de esperar. Ansias de regresar.

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci






MÁS O MENOS POTOSÍ

Cien casas de tierra y paja. Paisajes ocres, rojos, amarillos. Tortuosas calles que serpentean, empedradas y silenciosas, tejiéndose como la trama de una telaraña.
Peligroso laberinto urbano, cóctel de peatones y envejecidos autos.
Campanas, mil campanas repican al unísono, testimonio cantor de la religión impuesta.
La tierra late y ruge desde lo alto del Cerro Rico, y sus entrañas ultrajadas ya no paren ríos de plata, pero se abre maternal para recibir a los hijos de la Pachamama, los cobija, los acuna y los devuelve a la realidad usurpada, escondida hace 500 años en el centro de la montaña.
Es allí donde el pasado se reaviva, y la naturaleza se venera, la palabra raza desaparece y los gritos de antepasados que flotan en el viento exterior, se vuelven cantos de alabanza y paz.
He caminado el mercado central, envuelta en mil olores dulces, agrios, tentadores. Coloridas frutas conformando los mas bellos cuadros.
Caminan a paso lento en la ciudad de plata y barro, caminan lento hombres, bestias y relojes. Respiran pausadamente, disfrutando de ese aire casi nube. Hablan pausadamente, mascando la hoja sagrada.
Espié por puertas inexistentes en las casas de tierra y paja, y vi niños soñar siestas bajo el ardiente sol en patios polvorientos. Y también vi mujeres trabajar a la par del hombre, en comunión silenciosa.
Descubrí una ciudad que antaño fue puro esplendor, y que hoy es pobre para unos cuantos capitalistas, pero rica en miradas puras, en sonrisas dulces, en cultura reivindicada.
Y fui feliz en Potosí.

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci







AMERICANITA

Yo soy americana, I´m american, Io sono americana, Je sui americane...
Mil idiomas, una simple respuesta para la misma pregunta: De dónde sos? Where are you from? Di dove sei?
Y para ser mas precisa, con una sonrisa amplia, aclaro: si, de Argentina.
Es ahi, justo ahi, cuando pronuncio esa palabra, “Argentina”, no importa si la diga rápido o lento, con acento o a lo criollo, si la pronuncie con “g” o con “y”, siempre obtengo el mismo resultado: ojos bien abiertos, sonrisa y un interminable: aaaaah, “latino”americana, sudamericana...”Sudaca”=exótica=ignorante
Miradas de compasión, miradas de desconfianza, miradas de extrañeza.
Vuelvo a arremeter: “No, americana. Yo, americana.”
Soy de esa América que anteriormente fue “Las Indias”, que fue el paraíso, la tierra prometida. Soy de esta América, de grandes culturas ricas en sabiduría, en valentía, en respeto. Culturas diezmadas por incivilizados hombres del medioevo, de mentes involucionadas. Soy de esa América que engrosó las arcas de las patrias de aquellos que hoy me miran por encima del hombro.
Soy de una América sin límites ni divisiones, que no conoce ni sur ni norte. Soy de una América de gigantes cordilleras y mares cristalinos, de cabeza y pies de hielo, y corazón de selva.
Si señores, ser americano no es un derecho solo del Norte, ser americano es ser canadiense, jamaiquino, panameño, ecuatoriano...
Los límites son líneas imaginarias que los “civilizados” imponemos para repartirnos una tierra que no nos pertenece, y que espera, silenciosa, que despertemos.
Yo soy americana, I´m american, Io sono americana, je sui americane...

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci





ROMA

Callejuelas empedradas me cuentan sus secretos.
Callejuelas infinitas...
Mis ojos se abren y ven...
sin aliento...
mi pequeñez aflora...
historia desbordante...
locura irrefrenable...
incontenibles deseos de gritar...
el tiempo es un enemigo derrotado en estas tierras, tierras imperiales, eternidad pura...
nos miramos ella y yo...
nos encontramos...
nos sonreimos...
la recorro con mis manos, suave...
la huelo, y su aroma es un olor dulzón inolvidable...
me enamoro de cada espacio que la conforma.
Perfecta...
Mia...de nadie...de todos...
Pasado... presente... pasado... futuro... pasado...
Nos encontramos...
nos reconocemos...
es como la soñé...y un poco mas
música calma...
música propia, que emerge de sus entrañas.
Seguirás allí, grandiosa, imponente, mágica...
seguiré aquí, deseándote, buscándote, recordándote...
Espérame

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci







BISABUELA
(homenaje a los inmigrantes que como ella nunca olvidaron su tierra)

Vagando de estación en estación te fui buscando.
Quería llegar a ella.
Quería llevartela de vuelta solo por un instante.
Paisajes diversos, coloridos, lugares remotos, fueron enmarcando el recorrido.
Pueblos sin nombre en mi memoria, pueblos reales e imaginarios.
Pueblos que ella no olvidaría.
Paisajes que viajaron en su maleta, y cruzaron el océano para instalarse en su baúl
de recuerdos.
Un mar azul profundo, como el color de su alma,
que se mostraba de a ratos, y de a ratos se escondía.
Un mar que ella jamás olvidaría.
El altoparlante anunció el destino buscado, y el corazón palpitó con fuerza, y supe que era
ella que expresaba su alegría.
Mis ojos se hicieron suyos.
Aunque habías cambiado, ella aún te reconocía, aún te sentía propio.
Me recibieron rostros extraños felices de verme, palabras extrañas felices de hablarme,
como viendola, como hablándole a través de mi.
Sensaciones inexplicables hacían arder la sangre en mis venas.
Llegué al lugar tan esperado, aquella casa vieja, desgastada, descolorida,
se erguía ante mi,
simple, silenciosa.
Lagrimas brotaron de mis ojos, y supe que era ella.
Finalmente estaba ahi, volvía a casa a través de mi.
Abrazaba a su familia con mis brazos. A mi familia.
Ese lugar sagrado y humilde, era mi raíz. Mis pies sentían aquel suelo como propio.
Sin haber visto nunca su sonrisa tierna, sin haberla conocido,
ella siempre estuvo en los ojos de mi abuelo, haciendome guiños, cuidándome.
Y esa tarde de agosto italiano, frente a aquella casa, en aquel remoto pueblo,
ella encontró la paz, lo habíamos logrado: juntas, habíamos vuelto.

Aut: Lucrecia Pedernera Bartolucci




(*Cada una de las fotografías que acompañan esta publicación pertenecen a la Autora Lucrecia Pedernera Bartolucci, y fueron publicadas en el orden y diseño establecido por la misma. Para conseguir los formatos originales, contactarse con la Autora vía E-mail.)

Nota de CG!: Lucrecia, crease o no, ha sido nuestra fiel seguidora desde los comienzos de “Cerveza Gratis!”. Días aquellos en dónde sólo existía el encabezado a una revista utópica que pretendía introducirse a lo cotidiano del urbano mundo adolescente. Todo contacto con nuestro primer público, tenía su origen a partir de sucesivas y esperanzadas cadenas de correos electrónicos. Dentro de éstas primeras listas de mails robados al azar apareció el interés de Lucrecia en nosotros.
Hoy aquí, h
emos conseguido recopilar su primer material exclusivo para CG!, tras reiterados intentos fallidos y mails olvidados. La autora nos invita a encontramos con este Diario de Viaje, de poesía espontánea, escabrosa y tosca en pleno nacimiento literario. Salud!


Contacto con la Autora: lupuntana@hotmail.com

Altamente Recomendado!

Loading...

pUbLiCItá En CeRvEzA gRaTiS!!!!!

Para publicitar en nuestra revista, y/o en nuestro blog, contactacte con nosotros a cervezagratis@hotmail.com , y descubrí los increibles beneficios que disponemos para vos..