Información Importante!

Hola gente q tal? seguramente muchos abrieron este sitio con la esperanza de encontrar aunque sea una gota, un vale, o un vaso caliente de CERVEZA… no importa cómo, ni cuanto…pero GRATIS! Disfruto al desilusionarlos… ¡no hay cerveza!

Esto es solo un sitio que busca promover con publicaciones esporádicas un poco de Arte, Literatura y otras yerbas de autores solidarios del género "gratuito"

Espero que sepan pasar este buen trago. ¡Salud!

domingo, 2 de mayo de 2010

Gabriel A. Riobó (Poesía)

Nació en Pto Madryn en 1977. Al año se radicó en Bell Ville y desde 1996 vive en la ciudad de Córdoba. Participó en los grupos literarios Comerás papel y Disculpen la demora. En el 2003 con “El orbe es mi ceniza” obtuvo el Premio Glauce Baldovín para autores inéditos. Con “Rompevidrios” mereció la 4ta mención del concurso Premio Estímulo Jóvenes Creadores de Córdoba 2005. En la actualidad cursa la carrera de Letras Modernas en la UNC y dicta talleres culturales en Casa del Joven.
Con respecto a la poesía y otros “géneros” no cree mucho en las etiquetas o fórmulas preestablecidas, más bien prefiere hacerse amigo de las palabras y ver pa` dónde disparan. Le gusta matear, sacar fotos y escuchar a los Beatles.
Hasta el momento no ha sido traducido a ningún idioma.



La aceituna


En 1987 American Airlines ahorró 40.000 dólares
eliminando una aceituna de cada ensalada
que sirvió en primera clase.


Contra el vidrio
en la cabina de mandos
a la velocidad de la muerte
se rebela
la aceituna.
Por el altavoz, la azafata, anuncia:
Atención Atención
la aceituna verde no se deja atrapar.
Absorbidos por la ira
....................................los pasajeros
..........................................................se precipitan:
“aceituna verde
aceituna verde y aterrada
aceituna verde y condenada
aceituna del mal
a c é r c a t e “
Por el mismo altavoz, el piloto, desahoga:
Atención Atención
motor en llamas, motor en llamas.
Y todos a la vez
agachan sus cabezas.
Cabezas de ira. Cabezas blancas de ira. Cabezas de fuego en el final.
Y dirán las pericias
que fue un accidente
que la aceituna, de primera, no fue devorada
que a esa altura, el milagro, ya había ocurrido:
la ira de los otros
ahora
es su ira.
Aceituna negra, llena de ira.

El sol se derrama
y el avión se estrella.

Acaba la ira.

En la caja negra
...........................da vueltas
............................................la aceituna.

Aut: Gabriel A. Riobó



Perro viejo


Perro viejo bajo el puente, perro abandonado a la suerte de seguir siendo perro. Ladra su sombra al lado de una botella descompuesta. Perro viejo bajo el puente, piensa: el mundo es una pulga difícil de rascar.

Aut: Gabriel A. Riobó




Mercados y tendencias:

El agua dejará de asimilarte:
Coca-Cola dominará los mares, la lluvia y tu ducha,
al igual que Santa Claus
serás exclusivo de su marca registrada,
y brindarás en Navidades por nuevas autopistas
y por juguetes de Greenpeace para tus hijos.
Seguirás perteneciendo al simulacro de tu ambiente:
Las grandes fábricas serán a penas
un atado de cenizas ante los aires de Marlboro,
el vicio detendrá tu marcha
corazones obsoletos
latirán
como carruajes sobre el empedrado.
Tus venas y tu cuello también corren peligro:
Gillette está apoyando la ola de suicidios.

Aut: Gabriel A. Riobó




Entonces corre Lola, corre


Lola corre. Lola corre y no se detiene. Ella no se detiene a pensar si corre por la vereda del bien o por la acera del mal. Ella sólo corre. La ciudad es irreal, Lola corre a dos metros de sus sueños, sigue corriendo porque la ciudad no piensa y su pie derecho es una guillotina y su pie izquierdo es un corazón. Lola no hace otra cosa más que correr. Su espalda es un estómago gigante donde cabe toda la ciudad. Lola corre por si acaso, Lola corre por si entonces. Entonces Lola se detiene y lanza un grito y el grito se hace puente. Lola cruza el puente que para ese entonces es una lágrima vertebrada. Pero ella no llora y sigue corriendo. Entonces ella apura el paso y mira su reloj, aún es muy pronto para ser tan de prisa. Lola corre y de vez en cuando piensa. Lola piensa que el tiempo la piensa. Pero ella no llora y sigue corriendo. Así es, Lola ha tratado de regresar en el tiempo. Pero el tiempo la sigue pensando y ella sigue corriendo. De pequeña Lola solía llorar cuando el mar tocaba sus pies, antes llorar sólo exigía un mar. Lola piensa que la vejez es un mar de sangre con pies de otros niños. Entonces Lola vuelve a consultar su reloj que para ese entonces se ha detenido en el tiempo. Lola sigue corriendo pero a las en punto la ciudad ha dejado de ser irreal. Lola corre por un vidrio de sombras, confundida entre la multitud. Ella reconoce el tiempo perdido, en los murmullos de los otros. Lola se detiene. Lola se ha dado cuenta de que ha corrido sin llegar. El amor es un atajo, por donde Lola, no debió correr.


Aut: Gabriel A. Riobó

Cargohidratos


..........Glúcido Sacárido se morfaba los cargos. Gerente, recepcionista, profesor, operario, director, estampador textil, serigrafista, clarkista, repositor externo, asesor, senador, jefe de personal. Se los morfaba a todos. No dejaba disponibles. Ni bien salía uno, allí estaba: presente y afiladísimo. Competitivo.
..........Su curriculum vitae era enorme. Los médicos que alguna vez lo atendieron nunca pudieron ponerse de acuerdo, unos opinaron sugestión, otros, digresión.
..........-Masticate un chicle, tragá saliva – le aconsejaban sus amigos. Pero no había caso. Apenas agarraba un puesto los botones de su camisa explotaban como una ballena adentro de una Pelopincho.
..........Glúcido Sacárido no usaba escarbadientes. Tenía la ventaja temporaria de la arrogancia, pensaban sus competidores. Saciarse hubiese implicado permanecer fijo. Pero no. Por eso seguía. Por eso se seguía empleando en morfarse los cargos. Uno por uno. Incluyente. Al asecho. Más allá de los sueldos. Rápido y tajante.
..........Pero en el 2009 la bulimia del desempleo se tragó a unos cuantos.
..........Glúcido Sacárido.
..........El día que lo echaron no pudo digerirlo.

Aut: Gabriel A. Riobó




Reseña de Rompevidrios: http://archivo.lavoz.com.ar/suplementos/cultura/06/11/30/nota.asp?nota_id=22779

http://www.youtube.com/watch?v=2uFqNfM9KmE&feature=PlayList&p=B80F04E0E36647DD&playnext_from=PL&index=0&playnext=1

Para contactarse con el autor y sus libros: gabrielriobo@hotmail.com

Nota de CG!: Tengo la tragicómica casualidad de conocer a varios sureños del país, con las características de locura muy similares en su nivel. No sé que trae Riobó de toda ésta “mi teoría sobre los locos sureños” en apenas su primer año de gestación, y tampoco viene al caso ahondar demasiado en este tema. Pero su poesía me recuerda notablemente a las brillantes posturas casi risorias sobre lo cotidiano, pero con un trasfondo que invita a las reflexiones de lo más profundas. Alguna vez tuve la suerte de toparme con su libro “Rompevidrios” y fue tal la atracción, que en ese mismo momento decidí hacerlo parte de mi biblioteca personal. Pasado el tiempo descubrí que su mail de contacto figuraba en las primeras páginas. En menos de una semana, Gabriel ya tenía todo este material para compartir con nosotros con algo de maní, aceitunas y cuadraditos de queso con agujeros..
.

Altamente Recomendado!

Loading...

pUbLiCItá En CeRvEzA gRaTiS!!!!!

Para publicitar en nuestra revista, y/o en nuestro blog, contactacte con nosotros a cervezagratis@hotmail.com , y descubrí los increibles beneficios que disponemos para vos..