Información Importante!

Hola gente q tal? seguramente muchos abrieron este sitio con la esperanza de encontrar aunque sea una gota, un vale, o un vaso caliente de CERVEZA… no importa cómo, ni cuanto…pero GRATIS! Disfruto al desilusionarlos… ¡no hay cerveza!

Esto es solo un sitio que busca promover con publicaciones esporádicas un poco de Arte, Literatura y otras yerbas de autores solidarios del género "gratuito"

Espero que sepan pasar este buen trago. ¡Salud!

viernes, 16 de marzo de 2012

Geraldine Mac Burney Jones (Poesía)

Nací en Trelew, Chubut un 23 de noviembre de 1984. Viví en Trelew, Gaiman, Gales y Córdoba. Desde los siete años asistí a diferentes talleres.Actualmente, en La Docta, mientras culmino mis estudios de Abogacía y Notariado; siempre encuentro lugar y espacio propicios para escribir. Hoy, intermitentemente, me reúno con seres mágicamente etéreos en "Palpita el Barro", coordinado por Leandro Calle. Hace unos años decidí gestar mi primer criatura "Vestal de luna", que saldrá en el mes de junio/julio en manos de la Editorial Tela de Rayón, afincada en mis raíces innegablemente sureñas. Para asegurar la edición del libro, estamos implementando la venta anticipada. Los bonos preventa podrán adquirise contactándome al siguiente mail: geraldine325@hotmail.com ó bien uniéndose al grupo VESTAL DE LUNA en Facebook (http://www.facebook.com/groups/vestaldeluna/). Las "Palabras preliminares" a modo de prólogo son de la poeta chubutense Giovanna Recchia y la contratapa de mi Maestro, Leandro. Aquí y ahora, sumergida un valle casi casi onírico enclavado en la meseta patagónica, desciendo a mi másmédula y juego a ser alquimista transformando heridas en palabras, haciendo hablar al silencio que todo lo nombra.



Paraguas

Uniformada de mar
a dentelladas de Dios
cae la lluvia.
Lame la tierra hasta desgranarla
baja en torrentes
para besarte los pies con sabor a sequía.
Pero antes que toque tu cabeza
izas la guerra para no sentirte vivo.

De tanto correr, de tanto temblar por callar
te quedas solo
arrancando raíces.

Todo es desierto
en el llamado del niño desandado.
Dejar de morir es dejar el paraguas.

Para llegar a tu médula
hoy te quemarás de lluvia.


S/T

"¿Cómo levitar sin calma,
con tanta sangre encapsulada?"
y discreto
desplumó ángeles enloquecidos
abrió sus ojos de plástico azul
desperezó la mirada
y eligió depositar su fe
cuesta abajo.

Sin resistencia
desbordado de besos Hiroshima
se encogió hasta dormir
bajo tierra
próximo al cielo
relamiendo el ombligo al sol
siempre en sus caníbales
siempre dando guerra.



Hypnopaedia

No son las muñecas vudú con listones de alfileres en sus espaldas
ni la impericia de derramar saleros
ni la puntual congregación de lechuzas afuera de casa.
No son las líneas de estas manos
ni los dígitos de nombre y natalicio
ni copas dadas vuelta evocando invisibles.
No son cartas ni runas
ni calendario maya, ni ratas chinas ni centauros
que marcan su señal en mi alborada.
Nada de esto preside mis días.
Es el mismo rigor uterino
que desteje soles con guantes de luna,
señala el ocaso de los pájaros,
escurre fauces de cielo,
avienta la tierra con besos de agua,
circunda de luceros la oscuridad de tanta piedra transitada.
Ese mismo rigor,
traza este apetito incesante de acunarte,
juega a postergaciones de arena con tu nombre.
Mientras
me desgajo como carne de res.
Las heridas que me cruzan se agigantan.
El cenit de la espera, éste cielo crucificado, mi vientre.






"Y sobre las costillas de Robot
sollocé largamente.
Robot, atento, consultó sus fichas,
y en el agua increíble de mis ojos
vió un absurdo licuado.
Luego, juicioso, evaporó mis lágrimas
a ciento veinte grados Fahrenheit."
El Poema de Robot, Leopoldo Marechal.

El jardín


Era un día como cualquiera.
Robot anclaba en las mejillas del jardín
con halos de alquitrán y chicle orina.

Obituarios hambrientos gemían en cada semáforo,
cofradías de colosos acariciaban racimos de cielo,
trillones de grillos chillaban, doblegados, en sarcófagos de cal.

Cada noche era una bestia
besando ojos
con sabor a bruma entre sus dientes.

Los labios terrestres brotaban como llagas
entre murallas de cal,
aguas arteriales y hollín en los bolsillos.

Desde mi alcoba todo era visible:
vegetales embalsamados en leproso envoltorio,
frutales bajo un malón de vastas mordeduras,
trizados malvones ronroneando heridas.

De pronto,
cucarachas en mi cuerpo.

Fue entonces
que mis ojos recordaron el dulzor entremezclado de damascos y de jazmines
que vertían otras siestas….
mil hojas de robles trinando en mis oídos.

Era un día cualquiera.
La ciudad... me había inhalado.

Aut: Geraldine Mac Burney Jones


Mail: geraldine325@hotmail.com

Nota de CG!: Llegando casi, casi al segundo año de esta ausencia de Cerveza, entre tanta sequía y sobriedad que nos trae la rutina: Nos abrimos camino al regreso. Hoy año 2012, a pocos meses del fin de la humanidad, patrocinamos en medio de un clima apocalíptico la exquisitez literaria que nos brinda esta magnífica sureña con raíces un tanto más del Norte… Geraldine nos trae su poesía de tentaciones, es toda una seda que nos envuelve en su olfato descriptivo, entretejiendo cada uno de sus versos, uno a uno como un gran lienzo que nos atraviesa dejándonos parados y con las rodillas temblando en medio de su mundo, oscuro y de Fantasmas…

Altamente Recomendado!

Loading...

pUbLiCItá En CeRvEzA gRaTiS!!!!!

Para publicitar en nuestra revista, y/o en nuestro blog, contactacte con nosotros a cervezagratis@hotmail.com , y descubrí los increibles beneficios que disponemos para vos..